Contando mis mentiras

Cincuenta veces dije ¡ya basta!

pero cuarenta y nueve fueron los cigarros que fume después.

Cuarenta y ocho mentiras te conté, lo siento,

resulta que cuarenta y siete veces quise evitar estar solo.

Cuarenta y cinco veces fui a hacer ejercicio,

desafortunadamente al cuarenta y tres la depresión se me atravesó,

dejándome con cuarenta y dos heridas, solo cicatrizaron

cuarenta y uno.

 

Cuarenta libros he prestado, treinta y nueve nunca fueron leídos.

Treinta y ocho tampoco fueron regresados.

Treinta y siete veces te hice reír, para mi mala suerte

treinta y seis veces te hice llorar. A veces

en silencio, a veces, después de treinta y cinco llamadas

perdidas.

Treinta cuatro veces dije lo siento, treinta y tres me perdonaste.

Incluso conté los treinta y dos “Te amo” que dijiste,

pero solo treinta y uno fueron verdad.

 

Treinta veces ofendí a quienes a amaba, la mayoría se fueron

dejando veinte y nueve recuerdos y

veinte y ocho corazones rotos,

desgraciadamente solo veinte y siete veces dije lo siento.

Si no mal recuerdo, veinte y seis veces me desperté siendo positivo,

pero veinte y cinco veces se me derramo el café, y

veinte y cuatro veces la pasta de dientes mancho mi playera.

Veinte y tres veces planee cambiar mi vida,

lamentablemente, veinte y dos veces casi lo hago, aun así,

veinte y uno charlas de motivación en TED observe.

 

Veinte veces adelgace y otras diez y nueve engorde.

Diez y ocho intentos de enamorarme y

diez y siete años, su primer amor.

Diez y seis canciones que escucho cuando estoy

triste,

pero son diez y cinco canciones que dedique

a diez y cuatro mujeres.

Aun así, me han dedicado diez y dos canciones,

diez y una no eran sobre        amor.

 

Diez veces he caído en mis propias mentiras, pero

solo nueve veces me he arrepentido.

Ochos veces te he llamado estando aburrido,

una suerte que siete veces no contestaste.

Seis golpes en la cara he recibido, cinco de ellos

me los merecía.

Cuatro cafés llevo, solo tres llevaron azúcar y

dos veces use la misma taza.

Una vez quise ser otra persona pero

cero veces lo logre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: